Guía de Jugadores Nuevos

¿Alguna vez has contado historias?

Juego de rol es un término que probablemente has oido mencionar de vez en cuando. Incluso conoces a alguien que ha jugado y a ti mismo te pica la curiosidad por saber en qué consiste el rol y desmitificar un poco el amarillismo ocasional de una afición social y colaborativa que puede ser muy entretenida y fascinante.

En qué consiste

Lo primero es saber que el rol se juega con otras personas. Un grupo de amigos se reúne y, durante un par de horas, narran una historia que van creando entre todos. El rol no se gana ni se pierde, ni tiene una duración fija establecida. Como participante, te llevas la experiencia de haber contribuido a crear una historia “sobre la marcha”, improvisándola, y participando junto a los demás. Por eso el rol es una afición fuertemente social y colaborativa.

Para jugar al rol, uno de los jugadores se distingue como Guía de Juego, que será el que proponga los cimientos y el planteamiento de la historia y actuará de moderador para mantener la coherencia de toda la historia que estáis creando.
El resto de jugadores interpretarán un personaje, que ellos mismos inventarán, en esa historia que el Guía de Juego os plantea. Como jugador, tú no puedes decidir qué le ocurre a tu personaje, pero sí que puedes decidir qué acciones y decisiones toma en esa historia, y el Guía de Juego usará tus decisiones para hacer avanzar la historia.

Ejemplo:
Alicia, Carmen y David juegan una partida de rol de Epiphany. Alicia será la Guía de Juego, y les va a plantear una historia. Carmen y David elaboran, siguiendo el manual de Epiphany, unos personajes y los comparten con Alicia.Ahora, Alicia ya sabe quienes serán los protagonistas de la historia que va a plantearles. Ella, como Guía de Juego, será la encargada de inventarse y narrar lo que les ocurre a estos personajes utilizando las decisiones y acciones de sus jugadores. Todo será improvisado: ¡Ni Alicia, ni Carmen ni David saben cómo acabará la historia!

Interpretar

El rol es una experiencia también vinculada en cierto modo al teatro. Aunque en principio sólo debes hablar y comunicar al Guía de Juego lo que tu personaje hace o dice, ayuda mucho que durante la partida uses tus dotes de interpretación para caracterizar mejor al presonaje: usa acentos fuertes y voz ruda si le pega a tu personaje, o vocecillas tímidas y disminuidas si se trata de alguien delicado. Puedes acompañarte de gestos moderados con la mano o el cuerpo para darle vida a la interpretación, y hacer que todos se lo pasen bien. Pero al final lo importante es lo que dices y las decisiones que tomas. Estas cosas son opcionales, pero contribuyen enormemente a que los jugadores se lo pasen bien y creéis entre todos historias memorables.

El sentido común

El rol consiste en escuchar y hablar. Estáis contando una historia que improvisáis. Nada de contacto físico, nada de molestar a las personas que no participen. Sabemos que el rol, hace un par de décadas, adquirió matices amarillistas y molestos como si fuese una actividad misteriosa, fuera de lugar o hasta peligrosa. Queremos contribuir a desmitificar esas injustas atribuciones de forma didáctica: el rol es sencillamente una afición ampliamente disfrutada por grupos de amigos en todo el mundo que se sientan a charlar e improvisan una historia entre ellos.

Al haber además un ligero componente teatral en el rol y también al tener que “meterte en el papel” de tu personaje figurativamente, el rol te incita a desarrollar tu imaginación y tu sentido de la empatía, a que intentes tomar las decisiones que tu personaje tomaría y, en consecuencia, a plantearte ciertos puntos de vista de una forma segura, amena y en grupo. Por esto creemos, y existe un importante corpus de estudios académicos que lo sustenta, que el rol tiene amplios beneficios para estimular la empatía y las habilidades sociales, y estrechar lazos de amistad eantre las personas.

Cómo se juega

Ya conoces la estructura básica: uno de los jugadores es el Guía de Juego que dirige la historia, y el resto de jugadores interpretan cada uno las decisiones y conversaciones de un personaje concreto (que ellos se han inventado). ¿Pero cómo se juega realmente?

En un juego de rol, lo normal es que las historias se planteen por “escenas”, igual que en el teatro. El Guía de Juego plantea una situación, y después les pregunta a los jugadores qué deciden hacer en ella. Después, los jugadores responden y con sus respuestas el Guía de Juego se imagina el desenlace de sus decisiones, y se las narra.

Así, el juego transcurre en un continuo ciclo donde el Guía de Juego plantea situación, los jugadores responden lo que quieren hacer, y el Guía de Juego les narra las consecuencias de lo que ocurre y vuelve a plantearles la nueva situación que se les presenta. Esto da una estructura a la historia muy interactiva y fácil de asimilar, hasta que la escena se acaba y comienza una nueva o la historia completa se termina. Durante la historia, además, los jugadores pueden hacer preguntas al Guía de Juego para que les describa mejor la situación o preguntar detalles concretos.

Durante el proceso, algunos juegos de rol utilizan un componente de azar para darle más emoción a la partida. Es más emocionante si nadie, ni siquiera el Guía de Juego, sabe a ciencia cierta qué va a ocurrir en la historia. Por eso verás comúnmente dados u otros componentes de azar en los juegos de rol, para darle ese factor aleatorio que le da imprevisibilidad a la historia.

En Epiphany, utilizamos una App virtual en vez de los dados para que sea aún más rápido determinar el resultado de tus decisiones en la historia. ¡Cómo usarla está muy bien explicado en el manual!

Pero veamos un ejemplo:

Alicia, la Guía de Juego, plantea a Carmen y David una escena en la cual sus personajes (que se llaman Julie y Marco) están atrapados en un callejón, siendo perseguidos por un misterioso detective que, si los atrapa, pondrá a sus personajes en serios aprietos.

Alicia (voz de misterio): El callejón es largo y hay poca luz. La silueta del detective aparece ominosa, a treinta metros de vosotros, cortando la retirada. La noche es cerrada, y el ruido de la lluvia salpica en los balcones de los edificios. ¿Qué hacéis?
Carmen: Vaya… ¿Hay algún balcón abierto que podamos ver desde aquí?
Alicia: Si, hay uno. Pero es un primer piso, está bastante alto.
Carmen (interpretando a su personaje): Marco, estamos atrapados aquí. Voy a necesitar tu ayuda para que me encarames a ese balcón. Con un poco de suerte podría auparte desde allí.
David (interpretando a su personaje): No te preocupes por auparme. Es fundamental que uno de los dos llegue hasta el refugio con la información que hemos averiguado. Te ayudaré a auparte y después distraeré a ese detective.
David (dirigiéndose a Alicia): Quiero intentar aupar a Julie hasta ese balcón.
Alicia: Está bien. Vamos a resolver la situación en la App de Epiphany.

En este punto, y en menos de diez segundos, los jugadores introducen la acción que quieren hacer en la app de Epiphany (en otro juego de rol esto implicaría tirar los dados) y la app determina el resultado de lo que ocurre. En este caso, la app determina que será un FALLO. Eso implica que la acción ha fallado de alguna forma. Alicia tiene que interpretar qué ha sucedido exactamente. Dedica unos segundos a imaginar, decide incrementar la tensión de la escena, y les describe la nueva situación:

Alicia: Marco intenta aupar a Julie hasta el balcón. Por desgracia, no parece que hayáis elegido el balcón más estable. Los hierros están rotos y oxidados, y cuando Julie se encarama, el balcón cede ante su peso y se parte. Con un grito, Julie cae al suelo y suelta un alarido de dolor cuando ve su brazo torcido en un ángulo innatural. Parece que se ha roto el brazo… ¿Qué hacéis?

Así, la partida continúa hasta que la escena termine. Como puedes ver, las escenas pueden ser muy interesantes y mantener a los jugadores tensos, atentos y divertidos. Cuando se cansen dejarán el juego y concluirán la sesión, ¡que puede que retomen a otro dia!

Jugar a rol es una experiencia enriquecedora que recomendamos mucho y creemos que Epiphany puede ser un juego ideal para jugadores que comienzan en esta forma de entretenimiento.

 

¿Quieres saber más sobre Epiphany? Adquiere ya el manual en formato físico o digital, con más de 150 páginas llenas de detalles e inspiración para tus historias